lunes, 20 de junio de 2011

Finito

Se dejó amar en una cama ajena.
Y era tan ajena, 
que ni siquiera le pertenecía a él.
Ella le dijo "te quiero"
esperando escuchar algo a cambio.
Lo que no esperaba oír
era el jadeo del placer
del amor fingido.
Cerró fuerte los ojos
e imaginó que esa escena 
no sucedía en una cama fugaz,
en una cama que más tarde sería de otros.
Cerró fuerte los ojos
e imaginó que estaba en una cama eterna
con un amor eterno
con el placer eterno.
Más tarde despertó sola,
él ya se había ido.
Aunque quiso, no lloró.
Publicar un comentario