jueves, 18 de junio de 2015

infierno

El ángel ha venido otra vez.
"Por fin", pienso.
"Llegó la hora de irme".
Pero no:
el ángel ha venido
para burlarse de mí.

No podré seguir sus pasos,
no ha dejado huella;
solo el insoportable eco
de su voz.
El trágico recuerdo
de su risa.

Será la eterna espera
la que me mantenga viva,
la ilusión maligna
del mañana.

De nuevo vendrá el ángel,
yo respiraré
solo para que su risa
-esa mueca retorcida-
 me enseñe la verdad.
Publicar un comentario