jueves, 25 de noviembre de 2010

...

Tu recuerdo está condenado
a regresar a mi mente a diario.
Todos los días se asoma;
yo juego con él un rato
y luego se va
sabiendo que mañana
todo será igual.
Tu recuerdo está condenado
a volver a mi mente a diario.
Ese es su castigo
por haberme dejado aquí
tan lejos de él.
Publicar un comentario