viernes, 6 de junio de 2014

rojo y negro

no me enamoré de tus ojos
sino de la forma que tenías
de desnudarme con una mirada.

tampoco me enamoré de tus manos;
las amé solo cuando pasaron
por mi pelo, mis brazos y mi cintura.

ni de tu boca,
que era mía
cuando me sonreía y besaba mis labios.

era amor cuando escuchaba tu voz
repitiendo mi nombre,
diciendo "te quiero".

no me enamoré de ti
ni de tus ojos
de tu boca
de tus manos
ni de tu voz.

me enamoré de lo que eras tú
cuando estaba yo.
de lo que éramos
cuando estábamos
los dos.
Publicar un comentario