viernes, 31 de julio de 2009

La noche

En la noche, los semáforos parecen luces navideñas, que se prenden y se apagan tratando de ser estrellas. Pero no. Nunca serán estrellas, porque son solo luces que tintinean al ritmo de mil canciones terroríficas. Nunca serán estrellas porque son solo luces de colores, que nada tienen que ver con el cielo. Nunca serán estrellas porque son solo luces que están aquí abajo, aquí en la Tierra como todos nosotros, que nunca seremos estrellas. Nunca seremos estrellas. Ni luces. Solo personas. Y no brillaremos.
Publicar un comentario