lunes, 15 de febrero de 2010

La plaza

Los árboles están numerados. Yo estoy frente al 9. Algunos todavía tienen decoraciones navideñas y ha pasado más de un mes.
Los jubilados se sientan en las bancas desde temprano y ven pasar la mañana. Son los primeros en llegar para agarrar sombra. Unos cuantos ya se conocen y la mañana se les pasa más rápido, porque se entretienen contándose historias repetidas. Él no recuerda haberla contado, pero no importa, porque el otro no recuerda haberla escuchado.
La gente te pasa cerquita, como las gaviotas en la playa. Tú debes hacer como si no te importara.
"Tours", te ofrecen.
"Llamadas", te ofrecen.
"Caramelos", te ofrecen.
"Máquinas de afeitar, pegamento".
Publicar un comentario