sábado, 30 de junio de 2012

¿Con qué sueñas, Aurelia?

¿Con qué sueñas, Aurelia?
¿Qué ven tus ojos cuando los cierras?
¿Cómo es tu mundo interior?

¿De qué te ríes, Aurelia?
¿En qué piensas cuando te hablo?
¿Acaso esa risa es para mí?

¿Por qué lloras, Aurelia?
Si tú lloras, lloro yo también.
Mejor vuelve a reir.

¿Con qué sueñas, Aurelia?
¿Con Sophie la Girafe?
¿Con tu oveja chactada?

Tu mamá les ha puesto nombre a todos tus juguetes.
Yo no puedo aprendérmelos.
¿Te los aprendiste tú?

¿Y en qué piensas cuando te despiertas?
¿Reconoces este lugar?
¿A dónde te han llevado a pasear?


¿Con qué sueñas, Aurelia?
¿Estoy yo, está tu abuela?
¿Están tus tías, tus papás?

Ríe, Aurelia.
Ríe y vuelve a reir.
No importa que no lo hagas conmigo.
No importa que yo no haya aprendido a hacerte reír aún.

Pronto conversaremos,
te contaré historias
¿de dragones, de princesas?
tú escogerás.

Ríe, Aurelia.
Ríe, vuelve a reír
y sueña.






Publicar un comentario