lunes, 31 de agosto de 2009

Sueño

Ella se avalanza sobre mi
y mis golpes son inútiles.
Es como si una fuerza invisible agarrara mis brazos
anulando la violencia.
Tú no haces nada.
Estás cerca y miras, no me defiendes,
ya no me quieres,
ya no estás a mi lado.
Pero, ¿qué digo?
Tú nunca me preferiste.
Fue una ilusión y un deseo,
pero ya no importa
porque abro los ojos
y la pesadilla se termina.
Publicar un comentario