viernes, 18 de junio de 2010

Nuevo

No sabía a quén besaba.
Tenía los ojos cerrados
y no podía imaginar tu cuerpo.
Tus labios no me ayudaban
a descifrarte.
Tu sabor era nuevo para mí.
Publicar un comentario