martes, 31 de agosto de 2010

Distancia

Sabíamos que no iba a ser fácil.
Tú con tu vida,
yo tan lejos, tan con la mía.
El amor en algún punto medio.
Tanta era la distancia,
que a veces se nos hacía difícil hallarlo.
Cuando los dos lo veíamos,
todo era felicidad.
Pero pasaba que a veces solo yo podía encontrarlo
y ahí venía la pena.
La angustia de sentir que tal vez nunca concordaríamos.
Los ojos húmedos,
el temblor de las manos
las palabras sin decir.
No sabía si regresarías,
nunca lo sabía.
Solo me quedaba esperar.
Publicar un comentario